Granja M.Viader, un pedacito de la historia de Barcelona.

Esta semana nos hemos adentrado en las callejuelas de El Raval para saborear una auténtica taza de chocolate con nata, y sin duda, el lugar idóneo para ello es la Granja M. Viader.

Esta pequeña granja es la más antigua de Barcelona y transmite historia por todos sus rincones. En ella se puede percibir la naturaleza emprendedora de su fundador, Marc Viader, a través de sus cientos de recuerdos expuestos, fotos, premios e insignias atesorados durante más de 140 años.

Todo empezó, casi por casualidad, en 1895, cuando Marc llegó a Barcelona para buscar trabajo y fue a parar a la lechería de la Sra. Coma, propietaria des de 1870. El carácter inquieto, decidido y autodidacta del joven le llevó a hacerse cargo de la lechería años después. Desde el inicio, su deseo fue crear nuevos productos como cremas, flanes y derivados de la leche. Una de las revolucionarias innovaciones que incorporó fue mejorar la higiene de los productos, pasteurizando la leche y alejando las vacas del local (hasta entonces las lecherías tenían las vacas en la trastienda) y hacía traer la leche de Cardedeu, su pueblo natal. Así que, transformó el establo en un obrador para elaborar a diario, nata, mantequilla, arroz con leche… y utilizarlo de “laboratorio” para la creación de nuevos productos (ya veis que no es Ferran Adrià quien introdujo este concepto).

Más adelante sus hijos se incorporaron al negocio familiar que fue creciendo y diversificándose, y en 1925, fundó LETONA que se convirtió en una de las principales centrales lecheras de Catalunya. Con su segundo hijo Joan, en uno de sus viajes por Europa en busca de nuevas tecnologías, descubrió una bebida fría de leche y cacao, y de aquí les surgió la idea de CACAOLAT, ¡nunca antes se había servido en España el chocolate frío  Además les sirvió para aprovechar la leche desnatada que, por aquel entonces, se desechaba. Ya en la década de los 70, con la llegada de las multinacionales la familia vendió Letona y Cacaolat y los Viader se quedaron con la granja de la calle Xuclà.

Hoy es Mercè Casademunt Viader, biznieta de Marc Viader, quién está al frente del negocio, con el mismo espíritu infundido a través de 4 generaciones, con la inestimable ayuda de su hijo Marc Espuny Casademunt, quién ha incorporado la pastelería con productos derivados de la leche.

Son casi los últimos en elaborar su propio queso fresco y requesón. Siguen recibiendo los huevos y la leche, recién ordeñada, de Cardedeu y pasteurizándola en el obrador de la granja. Y, creednos, eso se aprecia en el sabor de sus productos. ¡La mejor nata que jamás hemos probado!

No perdáis la ocasión de formar parte de la historia de Barcelona, e id a tomar un buen suizo en una de las mesas en las que el mismísimo Pablo Picasso tomaba chocolate con su hija.