Masterclass de Cupcakes

Ayer convencí a mi hermana, experta en nuevas tendencias de pastelería, para que nos hiciera una clase de cupcakes a mis amigas de “Sopars de Barri” y de “Sola en Nueva York”. ¡Estuvo súper bien! ¡Nos pusimos las botas decorando cupcakes! La tendré que convencer para que se dedique profesionalmente ;)

Nos explicó diferentes masas base (cupcake de vainilla, de chocolate, red velvet, carrot cake…) y después diferentes cremas para cubrirlas (Cream cheese icing, buttercream, buttercream de nutela…), y nos lo entregó todo en un fantástico dossier organizado y grapado por su hija Gisela de 6 años (la peque, mi ahijada, quería que dejara constancia de su participación).

Como son tantas, os dejo la receta de la más básica, a la que siempre le podéis poner imaginación, añadiendo algún ingrediente adicional y jugando con los colorantes y toppings para decorarla.

CUPCAKE DE VAINILLA CON BUTTECREAM

Como mi hermana es fan de Alma de “Objetivo Cupcake Perfecto”, si entráis en su web lo entenderéis, la receta está basada en la que ella hace.

Ingredientes para la masa (12 cupcakes)

  • 115 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 220 g de azúcar blanco.
  • 3 huevos M.
  • 200 g de harina.
  • 1 cucharadita y media de levadura Royal.
  • 120 ml de leche semidesnatada.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla líquido.

Precalentamos el horno a 180º (160º si tiene ventilador). Preparamos la bandeja para cupcakes (un “must” que voy a pedir a los Reyes) y ponemos 12 cápsulas de papel. Tamizamos la harina con la levadura química (esto significa pasarla por un colador fino, dando golpecitos para quitar grumos y que coja aire, no os saltéis este paso) y lo reservamos. Batimos (nunca con cuchillas) la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare. Añadimos los huevos, uno a uno batiendo hasta que se incorporen. Agregamos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore. A continuación añadimos la leche mezclada con el extracto de vainilla, y volvemos a batir. Agregamos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja (¡importante! Le da una textura especial) hasta que la mezcla sea homogénea. Repartimos la masa en las cápsulas, recordad no llenarlas nunca más de 2/3. Horneamos a 22-25 minutos, o hasta que el palillo, al pinchar, salga limpio. Poner la bandeja en la parte media del horno, pero el calor solo a bajo. Si queréis ver cómo han quedado, nunca abráis el horno antes que haya pasado ¾ del tiempo aconsejado, se enfriaría el horno y no cogerían volumen.

Ingredientes para el buttercream (12 cupcakes)

  • 250 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 325 g de icing sugar o azúcar glas.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 2-3 cucharadas de leche semidesnatada.

Tamizamos el azúcar glas y lo colocamos en un bol junto con la mantequilla, el extracto de vainilla y la leche. Cubriendo el bol con un trapo (si no queréis que la cocina quede llena de azúcar), batimos (nunca con cuchillas) a velocidad baja un minutos, y después subimos la velocidad y batimos otros 5 minutos (este cambio en las velocidades consiguen una textura muy cremosa y un color más blanco). Ahora se puede teñir con cualquier color, usad un colorante en gel, lo añadís con un palillo, aproximadamente una gota, y vais añadiendo, con un palillo nuevo cada vez, hasta que consigáis la intensidad de color deseada. Con la manga pastelera y la boquilla que queráis ya podéis decorar las cupcakes, finalizando con algún topping.

Como consejo general, de lo que aprendí, es que la repostería es muy precisa, así que seguir las instrucciones de las recetas al detalle, sobre todo con las cantidades, y pequeños pasos que creáis que no son importantes no os lo saltéis, suelen tener un porqué.

Si queréis leer la versión de Sola en Nueva York de  la clase, clikar aquí. Y os aconsejo que no os perdáis su vídeo.

La vajilla y los textiles de las fotos son de Verdemandarina, una maravillosa tienda con toques vintage que se encuentra en el barrio de Gracia de Barcelona. Pasaros a visitarla, seguro que os soluciona más de un regalo de Navidad, ¡yo soy adicta!

Animaros a probar de hacer cupcakes y ¡nos contáis qué tal!

 

Delicioso picnic en el Zoo

Este fin de semana nos hicieron una invitación muy tentadora: ¡ir a pasar el día al zoo de Barcelona, con picnic casero incluido!

A Rosa le encanta la cocina, puedes pasarte horas hablando sobre recetas y siempre tiene algún truco para darte. Supongo que como ella dice, debe ser porque está muy influenciada por su trabajo ¡Trabaja en la escuela de Hostelería Hofmann de Barcelona!

Llegamos casi a la hora de comer, así que decidimos ir a la zona de picnic donde nos esperaba una comida a la que no le falto ningún detalle. Decoro la mesa con un mantel rojo, unas servilletas y platos a conjunto y lo más original unos cubiertos de madera.

El menú fue:

  • Ensalada de pollo, patata, manzana y nueces
  • Filetes rusos de solomillo de ternera con panecillos de sésamo (¡hizo hasta el pan ella!)
  • Dip de queso fresco de yogurt griego con aceite de oliva
  • Torti-pizza (es una base de tortilla de patatas con salsa de tomate y mozzarella, que le puedes añadir los ingredientes que tu quieras)
  • Como postre, una fondant de chocolate negro y naranja (nos preparo unos vasitos individuales muy coquetos que parecía que fuesen comprados)
  • Y para acompañar el café, bolitas de coco y chocolate

Por supuesto ¡nos sorprendió a todos! Además de estar riquísimo.

¡Este si que es un buen picnic!