Meatpacking, aires de Manhatan en Sant Gervasi

Hoy os presento el restaurante que escogimos ayer para celebrar, como cada año, que las vacaciones de verano ya están a la vuelta de la esquina. En esta propuesta, como veréis, se mezclan algunos conceptos franco-americanos que sólo pueden dar de sí un buen cóctel. a continuación os pongo en antecedentes.

En New York, se llama Meatpacking District (“el distrito de la carne”) a un barrio histórico de Manhattan, en pleno Downtown justo al lado del rio Hudson. Como su nombre puede dar a entender, hace 150 años era una zona de mataderos desde dónde se distribuía la carne a restaurantes y a carnicerías de la ciudad.  Los propios neoyorquinos lo han ido transformando impetuosamente, y es hoy uno de los distritos más chic del momento, lleno de tiendas de moda, salas de arte y selectos restaurantes y cafeterías.

(Nota: Aprovecho la ocasión para recomendarte el blog Sola en Nueva York de nuestra amiga Bianca, te encantará, tanto si ya conoces la gran ciudad, como si simplemente te gusta saber más, y ideal si estás planeando ir).

Por otro lado el concepto Bistró, cuyo origen es poco claro y debatido, hace referencia a aquellas tascas parisinas, de carácter popular y económico, de servicio rápido, en las que se servía platos tradicionales, con alimentos frescos y de proximidad,… y en las que se servía vino, sobretodo.

Con todo lo que os he explicado ¿ya os lo estáis imaginando verdad? Local de decoración retro-vintage, y con una carta que evoca totalmente a la gastronomía norte americana, de fusión de culturas y matices, y yo me atrevería a decir  con un toque mediterráneo. Se puede disfrutar de ensaladas, sándwiches, huevos, pasta y entrantes de todos los gustos… y sobretodo de carne y patatas fritas.  ¡Ah! Y para una golosa como yo los postres pueden ser una grandísima tentación.

Ayer tomamos, como entrantes tres platillos: Dandy’s Nachos con sus salsitas y queso riquísimos; Chicken fingers crujientes acompañados de una ligera salsa agridulce que puedes tomar a tu gusto; y una ensalada césar con el punto justo de ingredientes totalmente refrescante.

Después ¡casi unanimidad! La especialidad de la casa, tres hamburguesas especiales Meatpacking Burguer  de ternera 100% (te la preparan al punto de cocción que desees), con cebolla confitada, bacón y queso sobre pan de Turris  hecho en el día y Home Fries, patatas al estilo tradicional. Yo preferí probar otro plato, puesto que ya había tomado en otra ocasión la burguer, tomé Crabcake Caneloni, canelón con relleno de la famosa receta de pastel de cangrejo, de buen sabor aunque me iba encontrando trocitos de cáscara que lo hacían algo desagradable.

Puedes escoger entre algunos postres clásicos fantásticos como el NY Cheescake o el Lemon Pie con su merengue crujiente, yo iba pensando en el Carrod Cake pero en esta ocasión no estaba en la carta.

Añadir finalmente que puedes tomar también smothies, iced tea… súper refrescantes, y también considerar su carta de cócteles para tomar mientras esperas o para tomar como “digestivos” ya que siempre quedas llenísimo.

Solo decir ya en cuanto al precio unos 20  euros por persona o 25 con cóctel aproximadamente.

Espero que os guste y que me contéis ¡vuestras experiencias pronto!

 

2010 Meatpacking Bistro

Travessera de gràcia, 50-52

www.meatpackingbistro.com

Tel: 932 008 908

Vivanda, terracita de cocina catalana en Sarrià

Ayer nos apetecía cenar en una terracita y elegimos el Vivanda, en el casco antiguo de Sarriá. Situado en la planta principal de una antigua casita, del que fue en su día un pueblo de las afueras de Barcelona, tiene un patio interior precioso, rodeado de vegetación, aunque para mi gusto, no le han sacado el partido que podrían. Le falta un toquecito para crear un ambiente más cálido o acogedor.

Su oferta gastronómica se centra en la cocina catalana con influencias más amplias de cocina mediterránea. Tienen un buen producto y una gran carta de vinos. Como la mayoría de platos están en versión “platillo”, elegimos varios, para probar un poco de todo, y un Martín Verdugo que salió un pelín demasiado ácido…

Como entrantes una burrata con tomate seco, aceitunas negras y pesto; la burrata, que he de confesar que me encanta, no estaba lo fresca que debería estar, y los condimentos mataban demasiado su sabor (soy más de ponerle un buen aceite de oliva, sal maldon y punto…). Y unos papardelle con mantequilla de trufa y parmesano; ¡exquisitos! Te lo sirven con una yema de huevo para mezclar al momento, una combinación suave y que potencia el propio sabor de la pasta fresca. El arroz de sepia, ¡delicioso! El  sofrito le daba un toque dulzón muy acertado. Después, una ventresca de atún con cerezas y cebolla tierna, como sugerencia del mes, que me encantó por su delicadeza. Y un fricandó con “trompetes” como los que hace mi abuela.

De postre un queso fresco con frutos rojos muy suave y ligero, y una “torradeta de Santa Teresa” muy dulce, aunque ya no conseguí acabármela.

En definitiva, comimos bien y volvería, aunque lo encontré un pelín caro. En las web te dicen que el precio medio es de 35-40€, a nosotros nos salió más caro….

 

Major de Sarrià, 134
08017 Barcelona

Precio aproximado por persona 50€.